AGRICULTURA DE PRECISIÓN Y USO DE FERTILIZANTES MICROCOMPLEJOS  | Antonio Tarazona

AGRICULTURA DE PRECISIÓN Y USO DE FERTILIZANTES MICROCOMPLEJOS 

Si buscamos la definición de agricultura de precisión llegaremos a la conclusión, después de mucho buscar, de que es una forma de gestionar los cultivos que tiene en cuenta la variabilidad de todos los factores que les afectan para optimizar el uso de los recursos disponibles y aumentar la eficiencia de los diferentes trabajos agrícolas.

De esta forma tendremos que observar el entorno para obtener los datos necesarios que nos permitan tomar mejores decisiones en el manejo de los cultivos. Esta obtención de nuevos datos, su análisis y la monitorización de los rendimientos no sería posible sin la inmensa cantidad de nuevas técnicas y tecnologías desarrolladas y puestas al servicio de la agricultura en las últimas décadas.

Por su puesto, la agricultura de precisión no sólo tiene como objetivo la eficiencia agronómica y económica: la eficiencia medioambiental también es imprescindible. De este modo, la agricultura de precisión encaja perfectamente dentro de la Fertilosofía, por lo que en TARAZONA apostamos por este tipo de agricultura y diseñamos fertilizantes, bioestimulantes y otros productos acordes con estos principios y técnicas.

Entre estas nuevas técnicas y tecnologías podemos encontrar sistemas GPS y SIG, satélites, imágenes a vista de pájaro o sensores de toda índole. Cada una de estas herramientas permite acumular información para mejorar aspectos concretos del cuidado y manejo del cultivo, el uso de los recursos hídricos, fertilizantes, pesticidas, consumo energético, etc.

Por entrar un poco más en detalle, gracias a la agricultura de precisión el agricultor puede usar softwares informáticos que leen el mapa de rendimiento de sus parcelas y a través de sistemas de siembra y fertilización variable aplican la dosis adecuada en función del rendimiento histórico de las mismas. Además, pueden utilizar sistemas de autoguiado mediante GPS que les proporcionan una mayor precisión en sus labores consiguiendo evitar solapes, reducir los costes energéticos, mano de obra y optimizar las cantidades de inputs empleadas.

Por otro lado, gracias a sensores y monitorización de cultivos de regadío también podemos ser más precisos y eficientes en el uso del agua, que como bien sabemos todos, es un recurso muy escaso en determinadas zonas y momentos, haciendo que la agricultura pueda extenderse a lugares más áridos del planeta.

El sector de los fertilizantes también se ha sumado a los desarrollos de la agricultura moderna y se ha rendido ante la agricultura de precisión para aplicar I+D+i en el desarrollo de nuevas tecnologías y productos con los que realizar una agricultura más precisa, sostenible y eficiente.

Entre los numerosos ejemplos que podemos encontrar en este sector, destacan los fertilizantes nitrogenados con moléculas inhibidoras de la ureasa para evitar las pérdidas por volatilización o inhibidoras de la nitrificación para evitar pérdidas por lixiviación, bioestimulantes que hacen más efectivos, resistentes y productivos a los cultivos y fertilizantes microcomplejos diseñados para ser localizados junto con la semilla en el momento de la siembra o trasplante.

En este artículo vamos a profundizar más sobre estos últimos para explicar cómo gracias a su diseño, su fórmula y su técnica de aplicación se pueden considerar el fertilizante más acorde con la agricultura de precisión.

Los fertilizantes microgranulados, que en TARAZONA agrupamos en la familia MICROTEAM®, son productos diseñados para ser localizados junto con la semilla o la planta en el momento de la siembra o trasplante. La tecnología de última generación con la que se fabrican estos productos ha permitido desarrollar fertilizantes microcomplejos con granos redondeados y porosos de una altísima solubilidad, muy homogéneos con un diámetro de entre 0,5 y 1,5 mm que aportan en cada grano la misma cantidad de nutrientes de forma homogénea. De esta manera, conseguimos un ahorro en el consumo energético, reduciendo la huella de carbono gracias a que el agricultor puede sembrar y fertilizar a la vez.

También evitamos el uso innecesario de fertilizante al aplicar sólo la cantidad que necesita el cultivo en sus primeros estadios y conseguimos una reducción de los costes para la economía del agricultor ya que, además, en condiciones normales se mejoran los rendimientos gracias a los beneficios agronómicos que aporta el uso de estos productos.

Para llegar al éxito con el uso de microgránulos es muy importante que su formulación sea equilibrada con un alto porcentaje de fósforo lo más soluble posible. Gracias a la tecnología de fabricación que posee TARAZONA se consigue que el producto sea altamente higroscópico y homogéneo en su tamaño.

En conclusión, la agricultura de precisión y los fertilizantes microcomplejos se aúnan en el objetivo común de facilitar el manejo de las explotaciones a los agricultores, ya que ambos buscan la eficiencia, la responsabilidad agronómica y la sostenibilidad social, medioambiental y económica de la agricultura mundial.

logo ISO 9001 logo ISO 14001 logo ISO aefa agronutrientes aidimme quimacova aerce aecq acefer uelogos