IMPORTANCIA DE LA FERTILIZACION POSTCOSECHA EN FRUTALES DE HUESO (ALMENDRO) | Antonio Tarazona

IMPORTANCIA DE LA FERTILIZACION POSTCOSECHA EN FRUTALES DE HUESO (ALMENDRO)

El cultivo del almendro tiene especial importancia en España. Su superficie de cultivo está rondando las 600.000 ha, cifra muy superior a la suma de todos los frutales plantados (manzano, peral, ciruelo, melocotonero, etc.) y una producción en 2017 superior a 255.000 tm. (Datos FAOSTAT).

Actualmente España es el segundo productor de Almendra a nivel mundial por detrás de EE.UU, que produce más de 707.000 tm al año.

Todo ha cambiado estos últimos años con la gran subida de precios de la almendra, donde se buscan nuevas técnicas de cultivo, se implantan más almendros en regadío y se buscan variedades más productivas.

En este tipo de árboles caducifolios hay que contar con unos cuantos años de entrada en producción.

Aunque depende de la variedad, regadío y demás variables, la formación del árbol suele tener una media de 3 años.

En este tiempo, las unidades fertilizantes o la fertilización aplicada son escasas, ya que las extracciones o consumo de nutrientes que hace el almendro es reducido.

En los primeros años, la producción media está en 1 t/ha.

A partir del desarrollo completo del almendro, la media está en 2,5 t/ha y en variedades productivas, como la guara, las producciones pueden subir hasta 3,5-4 t/ha

NECESIDADES NUTRITIVAS Y DISTRIBUCION DE NUTRIENTES

Las necesidades medias de un almendro en plena producción dependiendo si es un cultivo de secano o regadío son las siguientes.

 

UF/ha y campañaSecanoRegadío
N30-6050-80
P2O525-5060-70
K2O50-7580-100

 

Durante el cultivo del almendro, podemos diferenciar claramente tres fases: floración/brotación-cuajado/engorde del fruto-recolección/caída de hoja.

La distribución de los nutrientes en cada fase es aproximadamente la que se muestra en la siguiente tabla.

FasesNP2O5K2O
Brotación- cuajado fruto15-25 (%)25-35 (%)5-15 (%)
Cuajado- desarrollo fruto45-65 (%)50-65 (%)70-85 (%)
Recolección-caída hoja20-30 (%)10-15 (%)10-15 (%)

 

El almendro pasa inicialmente una etapa de desarrollo vegetativo con el movimiento de yemas, la floración, salida de hojas y cuajado de frutos.

En esta etapa, son importantes los nutrientes como el nitrógeno, el fósforo (aporte de energía ATP), el calcio, etc.

IMPORTANCIA DE LAS APLICACIONES DE NUTRIENTES EN POSTCOSECHA

Cómo se ha explicado anteriormente, el almendro empieza su actividad biológica con el desarrollo de yemas florales y vegetativas. Desarrollándose las flores con antelación a las brotaciones de ramas y hojas.

Dependiendo del vigor de las variedades y del clima, el cuajado de la flor se produce en la mayoría de los casos con antelación a la salida de la totalidad de las hojas. Por lo que es conveniente realizar los tratamientos foliares de cuajado con antelación a que este se produzca.

Debido a que ese momento se produce en ausencia de hojas, el momento óptimo de realización de estos tratamientos se debe realizar con antelación a la caída de las hojas después de la recolección de la almendra y antes de la parada invernal del árbol. Ya que es la hoja la que tiene la capacidad de absorción de nutrientes.

Lejos de pensar que las aportaciones de nutrientes de cara al invierno no van a ser útiles, debemos tener en cuenta que el almendro como cualquier árbol frutal es capaz de metabolizar los nutrientes y guardarlos en madera para usarlos cuando inicie su actividad en primavera.

ELEMENTOS QUE INFLUYEN EN LA CALIDAD DE LA FLOR Y CUAJADO.

Todos los macro y microelementos son importantes a la hora de que un árbol pueda realizar sus funciones con la máxima eficacia. Pero son el P, B y Zn los tres principales nutrientes que van a mejorar los procesos de cuajado y calidad de la flor.

FUNCIONES DEL FOSFORO (P)

El P es un elemento primario necesario entre otras cosas para aportar energía, su aportación en postcosecha influirá en un aumento de yemas florales que mejoraran los rendimientos productivos.

FUNCIONES DEL BORO (B)

El B es un microelemento que, aunque se aporta en pequeñas cantidades realiza una de las funciones más importantes en el desarrollo de la flor. La presencia de este elemento produce un polen más fértil y con mejor capacidad de fecundar los óvulos de la flor. Aumentando el éxito de cuajado de las flores y aumentando el número de flores que se convierten en almendras.

FUNCIONES DEL ZINC (Zn)

La presencia del Zn mejora los procesos productivos de clorofila y por ende influye en el rendimiento de la planta. El almendro es sensible a la carencia de este elemento y aplicando la Ley de mínimos de Liebig: La cosecha está determinada por el elemento que se encuentra en menor cantidad. Por lo que una deficiencia de Zn, no nos dejará obtener el máximo productivo de esa planta.

 

TRATAMIENTOS RECOMENDADOS EN POSTCOSECHA

Debemos realizar un tratamiento foliar después de la recolección y antes de la caída de hojas, buscando el momento de máxima presencia de hojas sanas y receptivas.

Es muy importante realizar una fertilización adecuada al cultivo, como también lo es protegerlo de las posibles enfermedades fúngicas o plagas. Por ello, nuestra recomendación va desde TARATECH®, bioestimulantes y correctores hasta TARACTIVE®, fitosanitarios.

El tratamiento se realizará con TARAVERT® SET y TARAFOL® MAX con los que aportaremos los elementos necesarios mencionados anteriormente. Además, se recomienda utilizar TRIBILO Cu® para realizar un efecto curativo frente a heridas procedentes de la recolección y frenar la evolución de enfermedades.

Además, es recomendable realizar al suelo, una aplicación mediante fertilizante del 25% o 30% de las necesidades totales del árbol antes del mes de Noviembre.

Hay que tener en cuenta que los elementos aportados al suelo necesitan de un tiempo para transformarse y estar disponibles para la planta.

Las aplicaciones tradicionales que se realizan en primavera requieren de ese tiempo de transformación que cuando la planta los puede absorber ya ha realizado las primeras fases de floración, brotación y cuajado. Por lo que es importante realizar esta aportación temprana y aplicar durante Marzo-Abril el resto del fertilizante necesario.

Esta aportación es recomendable realizarla con NITRENE® 20-6-9 (2,5 Mg-9S). Este equilibrio con Nitrógeno con DMPP evita las pérdidas de lixiviación y volatilización, protegiendo el Nitrógeno los meses de otoño-invierno frente a las lluvias típicas de estas épocas, a la vez que contribuimos evitar la contaminación por nitratos de los acuíferos.

Nuestra recomendación siempre busca maximizar el rendimiento del cultivo a la par que es sostenible con el medioambiente, siempre en línea con nuestro principio de Fertilosofía®: fertilización eficiente y sostenible.

logo ISO 9001 logo ISO 14001 logo ISO aefa agronutrientes aidimme quimacova aerce aecq acefer uelogosaidimme