LA FERTIRRIGACIÓN EN EL CULTIVO DEL OLIVAR  | Antonio Tarazona

LA FERTIRRIGACIÓN EN EL CULTIVO DEL OLIVAR 

El cultivo del olivar ha sido históricamente un cultivo de secano cultivado principalmente en el centro sur de la península Ibérica. Tradicionalmente, las parcelas o fincas elegidas para el cultivo del olivar eran siempre parcelas o fincas que no producían buenos rendimientos en el cereal o también zonas abruptas donde la maquinaria pesada que se utilizaba para el cultivo del cereal no tenía acceso.  

En definitiva, históricamente el cultivo del olivo ha sido un cultivo de secano. 

Hoy en día este concepto se está abandonando y las nuevas plantaciones e incluso algunas plantaciones ya implantadas se están introduciendo o adaptando a sistemas de riegos por goteo con la intención de sacar un mayor rendimiento al cultivo tanto agronómico como económico gracias al agua y por supuesto a la posibilidad de fertirrigar con fertilizantes. 

En estos momentos nos encontramos ante un “boom” de nuevas plantaciones, no solo de olivos, si no también de otros cultivos leñosos que están incrementando la superficie de estos a nivel nacional de una manera significante. 

Generalmente, estas nuevas plantaciones de olivar están orientadas a una plantación con un marco de plantación intensivo o super intensivo y siempre acompañadas de un sistema de riego y fertirrigación. Es aquí donde profundizaremos más en el tema de la fertirrigación en el olivar. 

Como a todos los cultivos, al olivo, si le aportamos agua nos lo agradecerá considerablemente, pero si, además, le aportamos agua enriquecida con fertilizantes, es decir, si le fertirrigamos, nos devolverá el favor aún mas considerablemente si cabe con unos rendimientos productivos que hacen que el cultivo del olivo sea hoy en día uno de los cultivos mas interesantes bajo este sistema de producción. 

Nos centraremos en como debemos manejar la fertirrigación en un olivar en plena producción con una edad de 7 años bajo un sistema intensivo o superintensivo. 

Como todos sabemos, la técnica de fertirrigar consiste en aportar agua a la planta o cultivo enriquecida con fertilizantes. Un olivar en plena producción viene necesitando un aporte hídrico de entre 3000 – 3500 m3/ha y año repartido principalmente desde la salida de la parada invernal, febrero o marzo según zonas, hasta el mes de octubre aproximadamente previo a la recolección. 

Por qué apostar por la fertirrigación en el cultivo del olivo

En este periodo, gracias a la fertirrigación, podemos aportar al olivo los macronutrientes principales que necesita en cada momento intentando sacar siempre el máximo beneficio a cada gota de agua.

Llegado a este punto, podemos repartir las necesidades nutritivas del olivar para ser aportadas a través de la fertirrigación de la siguiente manera: 

  • Aplicación post cosecha: Es importante, antes de que el olivo entre en parada vegetativa realizar un aporte de un fertilizante NPK equilibrado con la intención de aportar N que nos sirva para que el olivo despierte con fuerza en primavera, P para tener reservas a la salida de la parada invernal de cara a que la floración no se vea resentida y por supuesto K para restituir todas aquellas reservas de K que la aceituna haya podido quitar al propio olivo. Desde Tarazona recomendamos KRYSTAFEED®NPK 15-5-30 
  • Aplicación a la salida de la parada invernal: en este momento es cuando el olivo necesita despertar con el mayor numero de reservas posibles, principalmente de N, ya que se producen el alargamiento de los brotes que marcaran el fruto o producción del año siguiente. Por lo tanto, a parte de las reservas que hayamos aportado en postcosecha, siempre es fundamental un aporte inicial a través de la fertirrigación de N con el objetivo anteriormente mencionado. En este momento también es bueno aplicar K ya que nos servirá para ir preparando al olivo a tener reservas de cara a la fructificación. Desde Tarazona recomendamos KRYSTAFEED® DARWIN 18-5-5 
  • Aplicación en prefloración: vía fertirrigación hay un elemento que es especialmente importante llegado a este momento, el P. el P incide en la inducción florar y aunque el olivo de por si es un gran generador de flores, el aporte de P siempre ayuda a obtener una floración de mayor calidad y un cuajado más exitoso. Siempre que sea posible, también es interesante aplicar vía fertirrigación B y Mo a través de producto nutricionales. Estos junto con el P, serán el éxito de la floración y el cuajado. Conviene en este punto no hacer grandes aportes de N para evitar que el olivo se confunda y siga vegetando. Desde Tarazona recomendamos la sinergia de TARASOIL® FOSFOTECH TARAVERT® BLOOM 
  • Aplicación post cuajado: el equilibrio más apropiado una vez cuajada la flor siempre es un N.P.K en forma de V. Es decir, alto en N y K y bajo en P. No olvidemos el P aunque su función principal ya haya acabado ya que el P es una de las principales fuentes de energía para la planta. Un elemento olvidado y muy a tener en cuenta en toda la fase de crecimiento del fruto a través de la fertirrigación no es otro que el Ca. EL Ca ayudara a mantener el fruto turgente durante todo su crecimiento influyendo notablemente en los procesos de diferenciación celular. Desde Tarazona recomendamos KRYSTAFEED® DARWIN 11-5-43 
  • Aplicación de maduración y engorde: Para terminar el proceso de fertirrigación del olivar, siempre acabaremos con fertilizantes altos en K. Aportar vía fertirrigación hasta el final del ciclo madurativo K siempre proporcionará un aumento del tamaño del fruto, por lo tanto, un mayor rendimiento productivo, y favorecerá también el rendimiento graso aportando un toque de mayor calidad a la cosecha. Desde Tarazona recomendamos KRYSTAFEED® DARWIN 11-5-43 

Como conclusión, recordemos que un buen manejo de la fertirrigación en el olivar puede hacer que una explotación olivarera sea más rentable, más productiva, más longeva y eficiente. Gracias a la fertirrigación, podemos dar al olivo aquello que necesita en cada momento en su medida mas apropiada tal y como hemos explicado anteriormente haciendo del cultivo de olivar en regadío un cultivo de futuro. 

Para ello desde Tarazona disponemos una amplia gama de fertilizantes especiales para fertirrigación 

logo ISO 9001 logo ISO 14001 logo ISO aefa agronutrientes aidimme quimacova aerce aecq acefer uelogos